El Porno como terapia

Interesante propuesta

‘Porn as Therapy’  es un proyecto que propone reinventar el contenido de las web porno, sustituyendo los contenidos habituales por otros que se centren más en aspectos psicológicos como la soledad, la responsabilidad o la autoridad. Pretende reformular el contenido hacia un porno más realista, en que cualquiera pueda verse reflejado, que se adapte a nuestra forma de vida y que pueda resultar terapéutico.

 

 

http://pornastherapy.com/

 

Anuncios

Parejas ambivalentes, un riesgo para la salud

¿Cómo de positiva dirías que es tu pareja contigo en la vida cotidiana? ¿Y de negativa?

¿Y tu con el/ ella?

¿Cual sería el balance?

Un estudio recientemente publicado muestra la influencia de la calidad de la relación de pareja sobre la salud humana, en concreto sobre la  presión arterial.

Las parejas ambivalentes, aquellas que tienen un funcionamiento interpersonal con aspectos positivos y negativos por igual, muestran menores niveles de intimidad, y niveles mayores de presión arterial sistólica.

Los resultados sugieren que, a pesar de la existencia de positividad en la relación, las personas cuyas parejas o su propio comportamiento es ambivalente, no disfrutan de la protección contra la salud que implica estar en una relación de pareja fundamentalmente positiva.

Estos resultados están en línea con otros estudios que muestran cómo la calidad de la relación de pareja influye en nuestro organismo y en la salud a largo plazo.

Otra reseña de este estudio (en ingles): aquí

Ilustración Lara Zankoul

Humor: El Arca de Noe

arca de noe

“Agua, comida, cuerda, veterinario… ¿Dónde esta el maldito terapeuta de parejas?”

Regulación emocional en las relaciones íntimas: ¿Son las mujeres el centro emocional de la pareja?

descarga

Investigadores de la universidad de Berkeley, de la Northwestern University y otros institutos importantes de EEUU, han llevado a cabo una serie de estudios longitudinales de parejas para explorar la relación entre la regulación emocional y la satisfacción marital.

En los años 90, el Dr. Levenson , la Dra. Carstensen y el Dr. Gottman, comenzaron un estudio en el que pedían a las parejas discutir sobre algún tema candente de forma espontánea, mientras eran monitorizadas con registros fisiológicos y con videograbaciones. Los investigadores siguieron la evolución de las parejas durante 20 años.

Este estudio ha derivado en el desarrollo de una línea muy fructífera de investigación acerca de los factores que predicen el divorcio o la satisfacción marital duradera (justo en un momento social clave con respecto al tema separación y divorcios: los años 90). Estos resultados se han llevado hasta el extremo de que el Dr. Gotmman afirma poder predecir con una probabilidad de mas del 90 % el futuro de una pareja con observarles discutir durante 5 minutos (una buena estrategia de marketing americana, sin duda).

Sin embargo lo que me interesa resaltar aquí no son los resultados destacados del instituto Gottman (que ya serán comentados en otro post), sino los análisis que se están haciendo en la actualidad de estos datos de seguimiento en relación a la regulación emocional en la pareja.

En resumen los resultados señalan que:

  1. Una mayor disminución (downregulation) de las experiencias y comportamientos negativos de las mujeres predice un nivel mayor de satisfacción marital.
  2. Que cuanto mayor es esta disminución (downregulation) de las mujeres, mayor es el incremento en la satisfacción relacional.
  3. La utilización de las mujeres de lenguaje constructivo media estos resultados longitudinales de satisfacción relacional.
  4. Los hombres y las mujeres no se diferenciaron por su capacidad de disminuir emociones negativas, pero sólo la capacidad de las mujeres tuvo un impacto en el nivel de satisfacción relacional al cabo de 13 años.

Estos resultados confirman la idea de que la mujer es con frecuencia el centro emocional de la pareja. Aunque personalmente me sorprende ver como la figura del hombre tienen un papel tan poco relevante en estos estudios.

No obstante no hay que olvidar que estos estudios están llevados a cabo en la cultura norteamericana, con parejas de los años 90 que ahora se encuentran en una fase avanzada del ciclo vital. por lo que estos resultados no son generalizables ni a otras culturas ni a nuevas generaciones.

Otra limitación del estudio es que sólo se utilizó la satisfacción marital como variable de resultado.

Aun así, esta línea de investigación es de gran calidad pues combina, la medición de registros fisiológicos, conductuales y subjetivos a la hora de medir sus constructos. Además en raras ocasiones se consigue realizar un seguimiento tan largo de los participantes del estudio.

Fuentes:

Bloch, L., Haase, C. M., & Levenson, R. W. (2014). Emotion regulation predicts marital satisfaction: more than a wives’ tale. Emotion, 14(1), 130-144.

Levenson, R. W., Carstensen, L. L., & Gottman, J. M. (1993). Long-term marriage: Age, gender, and satisfaction. Psychology and Aging, 8, 301–313.

Levenson, R. W., Carstensen, L. L., & Gottman, J. M. (1994). The influence of age and gender on affect, physiology, and their interrelations: A study of long-term marriages. Journal of Personality and Social Psychology, 67, 56–68.

Levenson, R. W., & Gottman, J. M. (1985). Physiological and affective predictors of change in relationship satisfaction. Journal of Personality & Social Psychology, 49(1), 85–94.

Levenson, R. W., Haase, C. M., Bloch, L., Holley, S., & Seider, B. J. (2013). Emotion regulation in couples. In J. J. Gross (Ed.), Handbook of emotion regulation (2nd ed.). New York, NY: The Guilford Press.